Blog

¿Feliz Navidad?

Éstas últimas semanas en mi consulta se respiraban aires confusos 😕. La gran mayoría se mostraban preocupados y con dificultades para vivir los días de Fiesta 🎉.

Problemas con familias que no se hablan desde hace tiempo y estos tiempos los traen a la mente (y al corazón), y tener la sensación a flor de piel de tristeza. Otros que iban a pasar, otra vez, estos días sin sus hijos porque les tocaba estar “con la otra familia”, otros que iban a sentir muy presente la ausencia de quien se había ido en este 2018 y ya no estaba entre nosotros…. y así podría seguir enumerando situaciones que no pintaban con mucho brillo estos días, sino más bien todo lo contrario.

Con cada uno hemos hablado y trabajado perspectivas diferentes, desde las variables que cada uno creía más importante.

La conclusión a la que la mayoría de las veces llegamos, juntos, fue que nos dejemos fluir, sin rechazar nuestra realidad y que aceptemos lo que nos daba la vida hoy, las cosas buenas que aún persistían, y nos diéramos tiempo para vivir esa tristeza, nos diéramos permiso para contactar, aunque sea un ratito, con ese dolor. Intentando no quedarse ahí.

Y luego, solo será una noche Buena más, diferente, especial… quizás no tan brillante… y pasará… y pasará…

A los otros que tenemos mucha ilusión en éstas Fiestas, les deseo que las disfruten con la misma tranquilidad y calma…

Feliz Navidad!🎄

Lecturas de verano

¿A que en verano nos dan ganas de leer? Pues yo tengo dos recomendaciones, o tres que me han encantado y que aquí les voy a dejar.

La primera es la del libro de Disciplina sin lágrimas de Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson. En este libro he encontrado respuestas para esos momentos en que no sabía que hacer con las conductas de mis hijos, y con esto me estoy refiriendo a las “simples” rabietas, a sus negativas a colaborar o sus “imposiciones” de ver los dibus… a mi me ayudó mucho a poder poner disciplina sin sentirme culpable luego. Y la verdad me ha funcionado. Ahí se los dejo.

La segunda recomendación es un libro para que nos conozcamos mejor con nuestra pareja, y lleguemos a entender esas diferencias que a veces nos hacen un maremagnun de emociones negativas, encontradas y sin respuestas que nos explique lo que ocurre. Manera de Amar, de Amir Levine y Rachel Heller. En este libro se aborda el amor adulto, las relaciones de pareja, desde el apego. Me resultó super interesante su visión.

Y por último, no es un libro como dije, es una recomendación, tómense un rato para ustedes solos, para leer, escuchar música, caminar con tranquilidad, para echarse una siesta, eso también ayuda a nuestro bienestar y repercute en la pareja, hijos, familia. Que ese momento a solas, sirva para cargar pilas y volver al mundo con más ganas de estar.

Que ojalá puedan disfrutar estos días, de un momento de tranquilidad y de la compañía que nos llena la vida.

Salud! Feliz verano!

Abuelos

Hoy, 26 de Julio, se celebra el día de los abuelos.

Hablar de abuelos, siempre había sido para mí, recordar mi infancia. El aroma de los tilos que mi abuelo había plantado en la puerta de su casa. El aroma a café recién molido que hacía mi abuela. El ruido del molinillo al moler esos granos de café. La tenue luz del sol entrando por la ventana de la cocina, intentando colarse entre las cortinas. Las perfectas manos de mi abuela, las recuerdo preciosas, quizás las manos más bonitas que vi en mi vida. Ellos estuvieron ahí, cuando mis padres trabajaban y necesitaban a alguien que nos cuidara, a mis hermanos y a mí, ellos estuvieron ahí.

Hoy hablar de abuelos, no es sólo hablar de mi infancia, es también hablar de mis padres. De mi vida actual. Ellos han generado una relación tan fuerte, dulce y única con mis hijos, que no me explico la vida sin ellos.

Los abuelos, son esos hombres y mujeres que nos criaron con un amor tan inmenso que rompe cualquier barrera generacional. Que hace que un niño “hable como un abuelo” y que un abuelo “hable como Mickey Mouse”…

Son únicos, son necesarios. Para dar ejemplo, para acompañar, para cuidar, para querernos, para apoyarnos, para contarnos sus historias, para escucharlos (tantas veces tendríamos que escucharlos más)…

En una familia los abuelos marcan, tienen un poder muy importante, y cuando lo ejercen en positivo, es el mejor legado que nos pueden dejar.

“Dicen que el amor verdadero, no llega hasta el primer nieto”

Los abuelos, dejan marcas, y si son de los que cuidan, de los que animan, de los que aconsejan, de los que dan la libertad de elegir, de los que permiten ser quién uno quiere ser… esos, se llevan por siempre en nuestro corazón…

Que pasen un día precioso abuelos… y a los que ya no estén de este lado del mundo, simplemente GRACIAS!

El dolor de un Padre

Esta semana estuve con mucha actividad, fue una semanita de esas que una ya tiene ganas de que llegue el fin de semana para desconectar.

Entre las cosas que me pasaron, una que me dejó reflexionando fue el dolor de un Padre, al hablar de la enfermedad de su hijo, que es paciente mío. Lo raro, era que el padre no era mi paciente, pero terminé teniendo ganas de ayudarlo. Este hombre, me había pedido una entrevista para hablar de su hijo, y terminamos hablando de él, de cómo estaba llevando la enfermedad de su hijo, el diagnóstico tan duro que le había confirmado ( esquizofrenia), sus miedos, sus prejuicios, el dolor que sentía ante la impotencia de “no poder hacer nada”, la culpa, la rabia, la tristeza… derrepente ese hombre se rompió, comenzó a llorar con una pena tan profunda.

Me hizo reflexionar, ¿ cuántas veces tenemos en cuenta a las familias, a los padres y hermanos, abuelos, parejas e hijos de nuestros pacientes.? ¿Les dedicamos tiempo para desahogarse de sus penas por la enfermedad grave de su familiar? ¿Nos tomamos un tiempo para explicarles qué es lo que ocurre?¿como evoluciona la enfermedad?¿ellos como pueden ayudar?…

Me dió mucha pena este hombre, terminamos hablando (un poquito) de él y pidiéndome perdón por romperse así delante mío. ¿Perdón a mí? Antes de que se fuera le pedí permiso para hablar con su médico de cabecera y que lo remitiera a él a algún servicio de salud mental, para que lo ayuden a pasar este proceso. A ACEPTAR lo que no se pueda cambiar, a CAMBIAR lo que se pueda, y cultivar la SABIDURÍA para ver la diferencia.

No sólo tenemos que ver a nuestro paciente, la familia también sufre. Sentí la necesidad de ayudarlo, de escucharlo, de darle ese tiempo que él también está necesitando. Tantos sueños rotos, tantas expectativas frustradas, tanto dolor sin encauzar, sin respuestas, sin motivos, sin sentido. Estoy convencida de que la terapia le ayudará a responder todas estas cuestiones, y a encontrarle un sentido a tanto dolor. Porque estoy segura, de que ese hijo, no podía tener un mejor padre que él.

Feliz día del Padre

19 de Marzo, San José… ese humilde carpintero que aceptó la voluntad de Dios, ser padre adoptivo de Jesús, su Hijo.

Y yo tengo mi propio San José, un humilde informático que aceptó la bendición de tres hijos, que los educó con todo el cariño que pudo y más. Que nos inculcó valores tan bonitos e importantes, que aún sabiendo que de la forma que nos estaba educando íbamos a sufrir mucho en esta sociedad materialista y superficial, no cambió sus principios y nos inculcó la importancia vital de la familia.

De pequeña, en una revista de esas de los niños, leí una poesía que jamás olvidé, no la olvidé porque era muy fácil de recordar, con 8 años, pensaba que alguien la había escrito pensando en “él”, me preguntaba ¿cómo lo conocían? ¿Cómo sabían tantas cosas de “él”? Que bonita, la inocencia de ser pequeños…

Hay un hombre bueno que todo lo da,

Trabajo, esfuerzo, amor y verdad,

Su mano es la estrella que guía mis pasos,

Y aunque esté cansado me alza en sus brazos y juega conmigo igual que un amigo,

Y si encuentra penas en el alma mía, inventa diabluras para que yo ría,

Hay un hombre bueno que todo lo da,

Ese hombre bueno, se llama PAPÁ”…

Hoy debo decir que ese hombre bueno que todo lo da (y es así al 100%) hoy es más conocido como “Abu” y creo que es el mejor título que ha tenido en su vida…

Feliz de que seas mi padre y aún más de que seas el abuelo de ellos…

Reflexiones sobre la enfermedad y la familia.

Hace unos días en mi página de Facebook publiqué la foto de un libro que estoy leyendo que me parece muy interesante, porque da una visión diferente de la enfermedad, no solo de la parte médica de la enfermedad, que es lo que nos enseñan en las Facultades a los médicos, con un discurso bien aprendido para defendernos en el día a día. Este libro, me esta ayudando a reflexionar sobre como me manejo con mis pacientes y sus familias, sobre el impacto que tiene la enfermedad en ellos…y cuando digo ellos me refiero a todos los integrantes, no solo al paciente diagnosticado.

¿Cuántas veces se tiene en cuenta la opinión de la familia?¿Cuántas veces el médico te ha preguntado como manejarse para dar el diagnóstico, para comunicar resultados de pruebas importantes?¿porqué prevalece el criterio del médico ante estas situaciones y no se toma en cuenta el tipo de familia con su sistema de creencias y funcionamiento?

En situaciones de enfermedad grave, discapacitante, como las que veo día a día surgen sentimientos de vergüenza, culpa, perdida de control por parte de los familiares sanos que se quedan al cuidado del que lo necesita. ¿Cuántas veces te han tenido en cuenta? ¿cuántas veces te han preguntado como lo llevas?…

Sinceramente, me gustaría saber lo que piensan, sobre sus experiencias, yo también necesito aprender…

Sigo con la lectura…